Latinos, el sueño de las rusas